La importancia de la reputación WEB

¿Qué es?

La reputación web es la imagen, el prestigio y la referencia sobre nosotros que se genera a raíz de información que subimos a Internet: las publicaciones, fotos y videos.

Internet es, en la actualidad, la principal fuente de información y comunicación. En ese sentido, los datos en la Web que se asocian a nuestro nombre se convertirán en la manera que tengan terceros para conocernos más.

¿Qué incluye?

Las actualizaciones de estado que publiquemos o donde nos etiqueten, las fotos o los videos subidos por nosotros o por terceros donde estemos nombrados, los blogs o los sitios web donde citen nuestro nombre o donde firmemos producciones propias y los registros de participación en foros, juegos o redes sociales; son algunas de las fuentes que crean nuestra reputación web.

¿Cómo se construye?

La reputación web se construye por acción propia, de terceros e incluso por omisión:

Acción propia: consiste en las publicaciones que hacemos en redes sociales, blogs, sitios web o foros aclarando nuestra identidad.

Acciones de terceros: son las publicaciones en donde nos citan o nombran.

Omisión: ante el impacto de Internet, no tener cuentas en redes sociales o participación web es de por sí un dato que se incluye en nuestra reputación cuando alguien busca información sobre nosotros.

¿Se puede modificar o borrar?

La reputación se construye a lo largo de años y es difícil de borrar o modificar ya que en Internet no hay olvido.

Si bien se puede pensar que al borrar una publicación estamos eliminando la totalidad de esa referencia, es importante recordar que otra persona puede haber descargado, compartido o guardado el posteo o el contenido y por ende volver a subirlo y compartirlo.

También existen páginas en internet, que guardan una copia de las páginas aun de aquellas que fueron modificadas.

¿Qué riesgos corremos si no cuidamos nuestra reputación web?

  • El principal riesgo cuando no cuidamos nuestra reputación web es brindar información privada, actual o del pasado, a personas que no tendrían por qué recibirla.
  • Cuando brindamos información privada o íntima en un ámbito público como es Internet sin ajustar nuestra configuración, nos exponemos a que nos encasillen o estereotipen con información que tiene sentido en un ámbito (privado) pero que lo pierde al entrar en otro (público).
  • Corremos el riesgo de que nuestra trayectoria o imagen se vea empañada por información pasada o brindada por terceros. Este tipo de información, que puede ser tanto antigua como errónea, quedará asociada a nuestro nombre en cada búsqueda que se realice para conocernos más.
  • Adelantamos información que comúnmente brindamos cuando conocemos con mayor profundidad a alguien, corriendo el riesgo de quemar etapas de relaciones tanto profesionales como personales.
  • Quedamos relacionados con actividades o actitudes pasadas o erróneas que afectarán la opinión de quien nos busque pudiendo actuar como filtros de selección que nos quiten la oportunidad de presentarnos en forma personal.

Para más información, consultar las Guía sobre Reputación Web en este sitio.

Configurá la privacidad en tus redes sociales para establecer que sólo tus contactos vean todas tus publicaciones, tanto del pasado como del presente. De esta forma vas a evitar que desconocidos vean tus actualizaciones.

Accedé a una guía con recomendaciones para configurar la privacidad de Facebook en esta entrada.